jueves, 22 de septiembre de 2011

Colores de primavera para el primer Puf

Tomando como punto de partida este hermoso post de Gloria Fontseca, mi papá y yo nos pusimos a pensar en clave de puf.

El -que es el carpintero más maravilloso del mundo- armó las estructuras de madera, bien firmes para que el que se siente no se desparrame en el piso. Juntos trabajamos la goma espuma que lo abraza y, finalmente, yo tejí la cubierta con totora. Usé una aguja de crochet número 10 que no era la mejor pero, sencillamente, en la mercería no había más grande que esa. Y voila! este es el resultado.


Ahora, está en elaboración el segundo modelo cuya funda es de lana. En ambos casos se puede sacar para lavarla y volver a ponerla (elemento imprescindible para el caso de los usuarios pequeños de la casa).
A ver qué sale...